13/02/16 Ruta 44. Madrid – Tres Cantos

Si alguna vez nos proponemos hacer el Camino de Santiago desde Madrid, podremos enseñar este track y que nos “convaliden” la primera etapa. Justo el primer tramo, Madrid – Tres Cantos, es lo que hicimos este día nublado de Febrero donde la lluvia nos respetó la mayor parte de la jornada.

Se sale de Madrid por la Plaza de Castilla, subiendo la Castellana hasta el hospital de la Paz, cruzando a Fuencarral y luego a Montecarmelo, donde al fin, dejamos el “camino alquitranado” y cogemos camino.

La verdad es que fuimos a un ritmo muy alto (alguien está preparando algo y no soy yo) y tardamos bastante menos de lo esperado (también esperábamos más kilómetros, la verdad sea dicha).

Es curiosa, y para bien, la sensación de abandonar una gran urbe a pie. Esa impresión de ver Madrid cada vez más pequeño al mirar atrás te hace ver que las distancias, que en el día a día parecen enormes, no lo son tanto. No es que todos los días vayas a hacer ese camino andando, pero ver que se puede hacer en unas pocas horas, te hace sentir que vives más cerca de lo que imaginabas más lejos.

El camino en sí, transcurre paraleo a la carretera M607, por zona de campos sembrados y poca vegetación hasta llegar a El Goloso, donde vamos más por “monte bajo”. No es un camino difícil, y está muy bien señalizado, por lo que, siguiendo las flechas amarillas cualquiera puede llegar a Tres Cantos sin perderse.

Lo peor, es que ya en Tres Cantos, el camino se acaba y hay que ir por el carril bici, con el peligro que entraña tanto para caminantes como para ciclistas. Quizá el ayuntamiento de esta ciudad podría hacer algo, habilitar un camino paralelo al carril bici, no sé…

Ya en Tres Cantos, almuerzo y caña de cerveza para celebrar el fin de la etapa. Quizá con otras condiciones meteorológicas habríamos seguido hasta Colmenar Viejo, pero no estaba el día para jugársela.

En total son 21 kilómetros que hicimos a casi 6km/h de media. Muy buena etapa.

En wikiloc

Las fotos, una vez más, de ihortal

1 comentario

  1. Isa
    11 Abril, 2016

    ¡Muy buena, sí! Mola descubrir nuevas formas de escapar de la urbe 🙂 Sólo como puntilla, creo que ese día almorzamos los batidos donde la borracha, jejeje.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *