13/04/2013 Ruta 12. Tragacete – Nacimiento río Cuervo – Tragacete

Primera ruta en nuestro fin de semana de paz y relax conquense.

Estuvimos alojados en el Albergue de Tragacete. Un albergue en medio de la nada que se convirtió en nuestro “sueño para cuando seamos mayores”. Un albergue muy recomendable para escapar un fin de semana… como mínimo.

La salida del albergue

Así pues, tras un copioso desayuno marca de la casa, salimos del albergue camino del cerro de San Felipe. Es una subida exigente de unos 3 Kms, que nos hizo sudar para  llegar a la cima. Desde ella, encaramos la bajada por la cara opuesta del cerro, en busca del camino que lleva al nacimiento del río Cuervo.

La cima del cerro de s. Felipe

Este camino, que alcanzamos enseguida, es una pista ancha de tierra, cómoda y sombreada en algunas zonas (cosa que agradecemos, pues el sol aprieta con ganas este día). Cuando más desorientados nos encontramos, pues no veíamos que este camino acabara nunca, nos encontramos con la señal que nos indica que estamos a sólo 2 Km del nacimiento del río Cuervo, por lo que decidimos ir hasta allí.

Camino del río Cuervo

Craso error, porque, aunque el sitio nos ofrece unas vistas espectaculares gracias a las abundantes lluvias de este año, está lleno de gente que peregrina para verlo. Llegamos a ver las cascadas pero no a ver el propio nacimiento, pues la cola para subir es interminable y avanza muy, muy despacio.

El nacimiento del río Cuervo

Así pues, nos damos la vuelta y emprenderemos el camino de vuelta por el mismo sitio que llegamos. Hacemos una parada para comer y continuamos por la pista hasta el albergue, que aparece en el horizonte cual espejismo en desierto.

Un amigo en el camino

El día era muy caluroso y llegamos “reventados” tras casi 26 Km de ruta, la más larga que hemos hecho hasta ahora. Tocaba descansar que para el día siguiente teníamos otra ruta.

Como siempre, el resumen y perfil de la ruta.

Descripción de la ruta

Y también como siempre, las fotos que aparecen son de ihortal

 

4 Comentarios / Añade tu comentario debajo

  1. Jeje, me encanta el desenlace final con huesos incluidos…
    ¡Qué bueno recordar algo cuando se tiene perdido en la memoria! Hay que repetir experiencia, ¡y a ver si no dentro de mucho! :-O

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *