17 – 20 de Abril, 2014. IV etapas del Camino de Santiago

Se hace Camino al andar

Aprovechando los días de descanso de semana santa, hemos ido a hacer 4 etapas del Camino de Santiago francés (si sigues nuestras rutas, estas abarcan de la 16 a la 19), desde Pamplona hasta Logroño, unos 97 Kms. andando en 4 días. Os dejo el mapa completo y los perfiles de cada etapa con algún breve comentario:

Toda la ruta

Etapa 16: Pamplona – Puente de la Reina

Primera etapa

Espectacular el albergue en el que nos alojamos en Pamplona. Muy limpio y cuidado, incluye desayuno y es un lujo poder tomarlo en el jardín.

Como en el resto de etapas, el camino discurre en su mayoría por amplias y cómodas pistas, aún así, la bajada del Alto del Perdón (km 14,5) es un camino lleno de cantos rodados que se hace muy incómodo. El resto transcurre sin problemas.

Etapa 17: Puente de la Reina – Estella

Segunda etapa

La segunda etapa discurrió sin incidencias graves, de nuevo pista amplia, eso sí, discurre paralela a la carretera y se cruza en múltiples ocasiones. Por lo visto, por el camino hay una ermita donde se puede “ver a dios”. Genial el descanso que tomamos en el parque junto a la estación de autobuses.

Etapa 18: Estella – Torres del río

Tercera etapa

La etapa más larga, 30 Km, y se nota, mucho calor y muchas ganas de llegar a la “meta”. Al final, conseguimos alojamiento en el último albergue del pueblo, y gracias, otros tuvieron que avanzar aún más en busca de cobijo. Aquí visitamos la iglesia del santo sepulcro, en visita exclusiva para nosotros. Es una iglesia de planta octogonal con mucho misterio para Iker Jiménez y mucho menos misterio para el que sabe ver lo que hay que ver.

Etapa 19: Torres del río – Logroño

Cuarta etapa

Última etapa y por fin afloja el calor. Ligera lluvia por momentos que hasta se agradece. Acabamos la etapa, como no puede ser de otra forma, en la calle Laurel de Logroño, degustando pinchos, zuritos y lógicamente, vinos de la tierra. ¡Qué pena no poder seguir unos días más!

¡Ultrieia!

1 comentario

  1. Isa
    11 mayo, 2014

    Qué pena no seguir caminando siempre, como forma de vida…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *