24/03/2013 Ruta 11. S. Agustín del Guadalix – Río Guadalix – S. Agustín del Guadalix

Era un domingo de Marzo y sin embargo, no llovía. Así que aprovechamos para, incorporando por segunda vez a nuestra cuarta caminante, recorrer el único cañón fluvial de la Comunidad de Madrid, el del río Guadalix.

Mapa de la ruta

Dejamos el coche en San Agustín del Guadalix y salimos por la Avenida de Madrid en dirección al Polígono del Raso, donde justo antes de llegar (antes de cruzar el puente), aparece un camino a la izquierda en un área recreativa, punto inicial de nuestra ruta.

Parte inicial de la ruta

Dejamos pues el asfalto y nos vamos adentrando en el monte rodeando el polígono, acompañados siempre del río Guadalix, que transcurre a nuestra derecha. Pronto llegamos a un cruce de caminos que tomamos a la derecha para seguir ascendiendo por el cañón del río.

Esta teoría de seguir el río en los cruces nos lleva hasta la “Casa del lavadero”, una pequeña presa donde el camino muere. Así pues, y para no perder costumbre, debemos atrochar ladera arriba en busca del buen camino (ese que siempre perdemos).  Una vez de vuelta al camino continuamos avanzando con paso decidido, ya inmersos totalmente en el cañón hasta las “Casas de la almenara” donde nos encontramos con un grupo de ciclistas en dificultades. Uno de ellos ha roto el cambio trasero (la imagen no es nuestra) y deberá continuar  a pie. Les saludamos, damos ánimos y seguimos ascendiendo hasta llegar a las inmediaciones de El Molar, donde paramos a reponer fuerzas.

Atrochando como siempre

Tras el almuerzo comenzamos el camino de vuelta hacia S. Agustín del Guadalix. La vuelta transcurre sin mayores complicaciones, esta vez sí, por el camino correcto.

Al final, nos salieron 16 km aproximados (si os fijáis en la imagen de wikiloc, el GPS perdió señal en 2 ocasiones y wikiloc traza una recta, con lo que da menos distancia de la real) por un camino muy bueno, ancho, sin apenas charcos ni barro (a pesar de las continuas lluvias). Una ruta fácil que se puede acortar (llegando sólo a la casa del lavadero, por ejemplo) o alargar (llegando por ejemplo al embalse de Pedrezuela) y que no exige demasiado al caminante, pues si bien la ida es en continua subida, esta es muy suave.

El cañon del río

Finalmente, dar las gracias a ihortal, que como siempre, nos surte de fotografías con las que ilustrar estas entradas.

2 commentarios

  1. ihortal
    10 abril, 2013

    Una ruta preciosa y accesible, muy recomendable 🙂

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *