De las cajas automáticas

No me gustan las cajas automáticas que tanto se ven desde hace algún tiempo en las grandes superficies. Aquí dejo un listado de las cosas por las que no me gustan:

  • Lo fundamental, quitan puestos de trabajo, y en estos momentos no le veo sentido. Yo creo en la responsabilidad social de las empresas por encima del aumento de beneficios (una empresa debe dar beneficios para ella, sí, pero debe repercutir parte de esos beneficios en la sociedad que se los proporciona, generando empleo estable por ejemplo).
  • No cogen bien los billetes si están un poco arrugados (esto pasa en todas las máquinas, no solo estas cajas automáticas).
  • No leen bien los códigos; véase, artículos comprados a granel, como frutas y verduras.
  • Por ahorrarse 3 trabajadores, tienen a un/una pobre encargada de solucionar todos los errores que se producen. No da a basto y provoca quejas de los clientes.
  • Deberían ser más rápidas que las cajas tradicionales, pero por todos estos problemas acaban siendo más lentas.
  • Carrefour, Decathlon, Fnac, Leroy Merlin… quieren que nos hagamos sus amigos en Facebook y Twitter, pero no son capaces de darnos una sonrisa en la tienda. Además, ¿a quién vamos a preguntar si conoce el libro/película/producto que estamos comprando y su opinión?

¡Ay! Si Orwell levantará la cabeza

1 comentario

  1. Isa
    4 octubre, 2012

    ¡Qué post! Me gusta mucho ver mi opinión así redactada, estoy totalmente de acuerdo contigo, 1984 está más presente que nunca…:-S

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *