Un ordenador dentro de tu ordenador. VirtualBox.

¿Te apetece probar un Sistema Operativo? ¿Quieres hacerlo sin tener que borrar el que usas ahora, ni hacer arranques duales?

¿Usas Windows y necesitas usar una aplicación que sólo hay para Linux (o viceversa)? Incluso, ¿te apetece probar Mac OSX? ¿Windows 8?

¿Quieres rellenar online el modelo 037 de Hacienda y sólo funciona en Internet Explorer en Windows? (Ejem, ejem, cosas mías)

logo

¡Para eso se inventaron las máquinas virtuales! Vamos a ver cómo crear una; como siempre empezamos instalando el programa en cuestión, en este caso VirtualBox. Podeis encontrar el instalador en la página del programa o en los repositorios de software de las distribuciones Linux. Una vez instalado vamos a crear una máquina virtual nueva. Para ello, desde la ventana principal del programa pinchamos en “Nueva”, lo que nos abrirá un asistente donde podremos indicar las características de nuestra máquina.

Virtualbox_02

Primero habrá que dar un nombre a la máquina y seleccionar entre los posibles, el sistema operativo que vamos a instalar en ella, luego elegimos la cantidad de RAM de nuestro PC que vamos a destinar a esa máquina para terminar indicando el tamaño del disco duro virtual que tendrá.

Vamos a detenernos un momento en el apartado del disco duro, pues tenemos varias opciones a considerar:

Al ser el primer disco de la máquina (normalmente para un uso “casero” será el único), debemos marcar la opción “Disco duro de arranque”. Y luego vemos que podemos crear un disco nuevo o elegir uno existente, si tuvieramos alguno. Al hacer clic en Siguiente se abrirá el asistente de creación de disco duro virtual, que es donde vamos a encontrar realmente la “chicha” del asunto.

Virtualbox_07

¿”Expansión dinámica” o “tamaño fijo”? ¿Qué es cada cosa? Vamos primero a explicar un poco como funciona esto del “disco duro virtual”. Cuando creamos una máquina virtual, en el equipo anfitrión (nuestro ordenador) se crean una serie de archivos de configuración de la máquina virtual donde están los datos de la misma y un archivo que “hace de disco duro”. Este archivo, lo podemos crear de dos formas:

  • de un tamaño fijo, es decir, si creamos un disco duro virtual de 20GB, en nuestro ordenador se creará un archivo de 20GB.
  • Si creamos el disco duro virtual como disco de “expansión dinámica” lo que ocurrirá es que ese archivo que se crea en nuestro ordenador tendrá un tamaño inicial e irá creciendo en función de las necesidades de la máquina virtual. 

Cada opción tiene sus ventajas e inconvenientes, pero yo, para un uso “doméstico” prefiero crear discos de tamaño fijo.

Bueno, tras este inciso, y una vez superado el asistente nos mostrará un resumen de la configuración que hemos puesto a la máquina y al pulsar en “Terminar” se creará la misma.

Ya tenemos esa máquina virtual, ahora toca instalar el sistema operativo. Esto se hace como siempre, con un CD de instalación o una imagen del CD (lo que nos bajamos antes de grabarlo). Pero tenemos que indicar a la máquina virtual que cuando arranque lo haga desde el CD o la imagen del mismo. En esta secuencia de imágenes vemos paso a paso cómo hacerlo.

Virtualbox_11

Virtualbox_12

Y ya podemos arrancar la máquina e instalar el sistema operativo y usarlo como si tuviéramos otro ordenador en casa. Os dejo unas interesantes notas sobre el uso de Virtualbox:

  • Cuando estamos “dentro” de la máquina virtual no podemos mover el ratón fuera de ella para usar nuestro ordenador. Para salir de ella, debemos pulsar la “tecla anfitrión”, por defecto CTRL derecho. Si instalamos en la máquina virtual las “Guest additions” (En el menú superior de la ventana, Dispositivos –> Instalar “guest additions”) el paso del ratón y teclado del host anfitrión a la máquina virtual se hace sólo.
  • Si queremos que la máquina reconozca algún dispositivo USB que tenemos conectado (el adaptador Wifi, un pendrive, la impresora, etc), debemos activarlo en: Dispositivos –> Dispotivos USB –> Seleccionar el dispositivo en la lista. Lo mismo para CDs o imágenes de CD.
  • La configuración de red (Dispositivos –> Adaptadores de red) recomiendo hacerla como “adaptadores puente”, de esta forma la máquina virtual se conectará a la red de igual manera que nuestro PC (y podrás navegar con ella, ver carpetas compartidas de otros equipos de la red, etc)
  • Podemos compartir carpetas entre las máquinas, lo que resulta muy útil para pasar documentos de una a otra.

Virtualbox_14

FrostWire. Muerto Megaupload vuelve BitTorrent

El Rey ha muerto, ¡Viva el Rey!

Y parece que el nuevo monarca es uno de los “padres” del anterior , que nunca llegó a morir, pese a que estuvo muy enfermo. Este no es otro que Bittorrent. Así que vamos a ver como podemos sacarle jugo con FrostWire.

Lo primeros será instalarlo, ya sea en su versión para Mac, Linux o Windows. En cualquier Sistema Operativo la instalación no debería darnos ningún problema.

Vamos ahora a configurarlo usando el asistente que aparece la primera vez que ejecutamos el programa. Lo primero que debemos confirmar son las carpetas donde vamos a guardar los archivos que descarguemos y donde van a estar los archivos que compartamos (si queremos compartir)

Al pulsar en “Adelante” nos aparecerán las pantallas para configurar la velocidad de nuestra conexión, el tipo de archivos que queremos compartir (recomiendo dejar marcados sólo audio y video, no se vaya a colar algún documento personal) y una última pantalla donde declaramos que no (¿?) vamos a infringir ningún copyright con este programa. Os dejo unas capturas a continuación.

Y ahora que ya tenemos el programa instalado y configurado podemos realizar la primera búsqueda de archivos, en este ejemplo vamos a usar la cadena de búsqueda “House 8×01” que no pudimos ver ese capítulo entero…Cuando buscamos algo nos aparece un listado con el resultado de esa búsqueda. Pues bien, es importante elegir del listado archivos que tengan un valor de “N” alto, pues eso significa que hay más gente compartiéndolo y que se bajará más rápido.

Cuando el archivo termine de descargarse podremos encontrarlo en la carpeta que elegimos para guardarlos. Y para acabar, os dejo un enlace a un artículo que habla del futuro próximo de BitTorrent, que pasa por dar una vuelta de tuerca más y hacer “streaming” mediante el protocolo  de Bittorrent, y ¡ríete tú de Megavideo!

¡Ah! Sí, sólo una última cosa. Respecto de descargas ilegales, derechos de autor, etc etc:

 

Códigos QR ¿eso qué es lo que es? ¿Y si quiero uno?

Seguro que por la calle, en el periódico, en alguna revista, en internet has visto algún anuncio que incluye un cuadrado blanco y negro lleno de puntitos. Algo como esto:

ihortal.es
Código Qr de http://ihortal.es

Son los populares códigos QR, muy de moda ahora con los móviles de última generación. Estos códigos son una especie de código de barras bidimensional que por ejemplo, fotografiados con un móvil y una vez este lo decodifica permiten acceder a cierta información. Normalmente a enlaces de páginas web, descargas “exclusivas”, etc

Crear uno de estos códigos es algo muy simple con GQRCode. Un programa para Linux tan sencillo de utilizar que lo haré en sólo 2 imágenes

Una vez instalado, lo ejecutamos y nos aparece esta ventana tan simple donde pondremos el texto que queremos codificar, en este caso http://ihortal.es

Codificando un código QR
Guardando nuestro QR

Cuando pulsemos sobre “Codificar” nos generará el código QR y al hacer clic en “Guardar como…” nos solicitará un nombre para el archivo (no hace falta poner extensión, lo guarda en .png).

Guardando nuestro QR
Guardando nuestro QR

Y listo. Ya tenemos nuestro código QR personalizado y listo para usar como firma de correo electrónico, nuestro CV, tarjeta de visita, para imprimir pegatinas y pegarlas por la calle o lo que queramos.

DivX Converter. Uso Linux y convierto vídeos.

¿Has bajado un vídeo de internet y los subtítulos no están? ¿Tu DVD no lee mp4 pero sí avi? Si te sientes identificado con estas situaciones, o sufres otras parecidas vamos a ver como convertir entre formatos de video, o cómo añadir subtítulos a un archivo de vídeo con DivX Converter para Linux.

Para instalarlo debemos descargar el paquete de instalación desde la página del proyecto donde encontraremos el paquete .deb (por ejemplo, para Debian, Ubuntu o Linux Mint) o .rpm (por ejemplo Fedora, Mandriva o SuSe) necesario.

Una vez instalado, y tras ejecutarlo nos encontramos con la siguiente pantalla:

Pantalla principal de DivX Converter
Pantalla principal de DivX Converter

Primero de todo debemos seleccionar el archivo (o archivos) de vídeo a utilizar, pinchamos en “Añadir archivo(s)”  y buscamos el archivo que vamos a convertir.

Selección de archivos
Selección de archivos.

Vemos como el archivo queda añadido en la lista “Archivo(s) de entrada. También en esta ventana podemos elegir entre una serie de tipos de conversión predeterminados (como se ve en la siguiente figura) y el directorio donde guardaremos el archivo resultante.

Lista de configuraciones por defecto
Lista de configuraciones por defecto

Con esto tenemos una serie de configuraciones por defecto para nuestro archivo de salida, pero si queremos ahondar aún más en la conversión podemos hacerlo desde las pestañas “Filtros de video” y “Filtros de audio”.

Opciones avanzadas de audio y vídeo
Opciones avanzadas de audio y vídeo.

Como vemos en las imágenes hay muchas opciones que se pueden cambiar, por ejemplo para vídeo podemos cambiar el códec de salida (Vcodec), los fotogramas por segundo (Force FrameRate), el aspecto (Video Aspect Ratio) y el tamaño del vídeo de salida (Resize Video). Las opciones de audio nos permiten elegir el códec a usar y cambiar la calidad del sonido.

Por último, si lo que queremos es incrustar en el vídeo el archivo de subtítulo del que disponemos, nos dirigimos a la pestaña “Subtítulo”.

Añadiendo subtítulos
Añadiendo subtítulos

Una vez activamos la casilla “Habilitar” podemos seleccionar el archivo que contiene los subtítulos y cambiar la fuente, el tamaño y la codificación de caracteres del mismo. Atención porque por defecto aparece “cp1256”, que es una codificación de caracteres árabes, elegir UTF-8 o ISO-8859-1 debería funcionar bien).

Una vez tenemos todo a punto, sólo hay que pinchar en el botón “Convertir” para que el proceso comience. Recuerda que el archivo resultante se guardará en la carpeta que aparece en “Ajustes de salida” en la pestaña “Ventana principal”. ¿A que es fácil?