El protocolo BPP (Brown Pass Protocol)

O en castellano, Protocolo de Paso de Marrones, es un protocolo UDP muy utilizado en las empresas y administraciones públicas españolas.

Es un protocolo UDP principalmente por esto (copiado de la Wikipedia):

“…tampoco se sabe si ha llegado correctamente, ya que no hay confirmación de entrega o recepción.”

Es decir, te paso un marrón y me importa un carajo lo que digas; el marrón ahora es tuyo.

Peligro al volante

Desde que en Junio comencé con mi nuevo trabajo paso un buen tiempo cada día conduciendo. En este tiempo (poco más de un mes) he comprobado que el tópico de que los taxistas son los que peor conducen es falso. Son los segundos que peor conducen.

¿Y quienes son los primeros?, os preguntareis. Bien, bajo mi humilde opinión estos son los peores conductores (por el peligro que generan sin ser conscientes de ello, antes, durante y después de hacer cada barbarie automovilística): 

Abuelo al volante

Grooveshark sin publicidad (o cualquier web)

2012-05-21 Edición importante:

El texto que hay que incluir en el favorito de nuestro navegador no se veía completo, ahora sí se ve 😉

 

¡Y encima es divertido!

Lo que hoy os muestro no es el típico programa, sino un truco para quitar publicidad (realmente, como veremos ahora, podemos quitar cualquier elemento) de una web.

El principal uso que le doy es en Grooveshark, una página para escuchar música en streaming a la que me aficioné tras los cambios de Spotify (que además tenía que ejecutar emulando la versión de Windows).

Grooveshark se ejecuta en cualquier navegador, es gratis y tiene mucha, mucha música. Lo malo, que la versión gratuita incluye banners de publicidad, algunos de ellos con sonidos en bucle que no dejan disfrutar de la música (para mí, esto es un gran fallo, meter publicidad está bien, pero no puede estar repitiéndose de continuo). El caso es que para quitar esa molesta publicidad, utilizo un script de Rootof Creations, que aparte de efectivo es muy divertido.

¿Por qué no voy a usar Google Drive?

Por esto (sacado de las condiciones del servicio de Google Drive):

“Tú mantienes cualquier propiedad intelectual que tengas en tu contenido. Lo que es tuyo sigue siendo tuyo.
Cuando subes o envías de alguna otra forma contenido a nuestros servicios, das a Google (y a otros con los que trabajamos) licencia para usar, almacenar, reproducir, modificar, crear obras derivativas (resultantes de traducciones, adaptaciones y otros cambios que hacemos para que tu contenido trabaje mejor en nuestros servicios), comunicar, publicar, mostrar públicamente y distribuir dicho contenido.”

Y ojo, que yo estoy muy de acuerdo en que compartir en bueno, pero según qué cosas. ¿Y si quiero usar Google Drive para tener archivos personales sincronizados (fotos personales, etc)?

Porque no hay que olvidar que el negocio de Google es la publicidad, y para optimizar la publicidad tienen que conocer nuestros gustos, y qué mejor manera de conocer nuestros gustos que conociéndonos individualmente (y ahora piensa en la frase de “das a Google (y otros con los que trabajamos)”.

Además, no hay aplicación de escritorio para Linux. Los eternos olvidados….

Jugando a las chapas

Jugando con el enfoque y la profundidad

Chapas

En la foto:

Guinness, Paulaner, Murphys, Desperados, Heineken, Chimay, Quilmes, Grimbergen, Kirin, Alhambra, Coronita, Becks, Trappe, Asahi, Duff, König Ludwig y Mahou