A falta de la mayor parte de los miembros del club trochilista, dos de las miembros decidimos hacer una ruta madrileña en domingo que incluyese también alguna que otra visita cultural y/o turística. Así, nuestra primera parada sería el cementerio de la Almudena, donde íbamos a hacer una visita guiada para conocer su arquitectura y botánica.

Comenzamos a caminar en Nuevos Ministerios a las 9:15 horas, siguiendo en un primer momento el Paseo de la Castellana dirección Colón. Ya en el barrio de Salamanca giramos a la izquierda para irnos dirigiendo hacia la M-30, que tendríamos que cruzar en dirección al cementerio. El barrio estaba muy tranquilo en lo que a paseantes se refiere, pero pillamos diversas calles cortadas debido a la Media maratón que se celebraba ese día en Madrid.

En la plaza de Manuel Becerra nos vimos obligadas a seguir la calle del Doctor Esquerdo tratando de buscar el modo de cruzarla sin tropezar con la carrera, pero no encontramos paso subterráneo a tal efecto, así que nos “infiltramos” a la altura de O’Donnell para poder pasar al otro lado sin causar estragos entre los participantes.

En esta zona cruzamos la M-30 dejando a nuestra derecha Torrespaña y a nuestra izquierda la Quinta de la Fuente del Berro para adentramos en La Elipa. Subiendo la Avenida del Marqués de Corbera llegamos por fin a nuestra primera parada en el cementerio de la Almudena, habiendo hecho los primeros 7 kilómetros de ruta, donde aprovechamos para tomar un tentempié.

Tras haber hecho la visita al cementerio, continuamos la caminata en dirección a nuestra segunda parada, que sería el parque del Capricho. Callejeamos por un Madrid cada vez más animado hasta llegar al Parque El Paraíso, donde se había cortado el tráfico por ser domingo para que los vecinos aprovechasen el espacio para montar en bici, patinar, etc. Algo después dejamos a nuestra izquierda la Quinta de Torre Arias, y paseamos por calles con pocas sombras, cosa que notamos debido a que a esa hora ya hacía mucho calor. Pasado el metro de Canillejas cruzamos la A-2 para encontrarnos por fin con El Capricho, parque que estaba aún más animado con turistas, niños haciéndose las fotos de la Comunión, etc.

Como ya llevábamos cerca de 16 kilómetros y se había hecho la hora de comer, retrocedimos un poco sobre nuestros pasos para comernos un bocata en un bar de la plaza de Canillejas y, tras haber calmado el hambre, volvemos a ir dirección a El Capricho, pero esta vez para coger el carril bici en dirección al barrio de Hortaleza. Por esta zona también notamos la intensidad del calor, puesto que no hay árboles grandes que den sombra, pero por suerte habían hecho su aparición algunas nubes que hicieron la última parte del camino hasta el metro de Mar de Cristal algo más llevadera, cerrando la ruta de los algo más de 21 kilómetros a las 17 de la tarde.

Temporada 17/18. Episodio 22. La Almudena y El Capricho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.