Vídeo táctil

Lo cuento ahora porque creo que esta “hazaña” ya habrá prescrito.

Hace mucho mucho tiempo (unos 4 años, que en este mundo de las TI es una barbaridad), en una lejana empresa se nos encomendó al departamento de Sistemas preparar un sistema de streaming para un curso interno que se iba a dar. La idea era que nuestros compañeros que se encontraban fuera de la ciudad pudieran seguir el curso online, con un chat donde poder preguntar las dudas que surgieran, y dos cuadros de vídeo, uno con la imagen de la profesora y otro con el pase de diapositivas en el que esta se apoya;  algo como lo que hacen muchas universidades españolas para la enseñanza semi-presencial, por ejemplo.

Por aquel entonces había en la empresa un comercial que si bien se dedicaba a vender (o intentar vender) los productos de la empresa, podemos decir bien alto que no tenía ni idea de lo que era cualquier cosa relacionada directamente con el negocio de la empresa, podemos decir, incluso, que desconocía las nociones más básicas de la informática (a la pregunta de si tenia conexión a internet nos respondió un día, muy serio, que sí, que tenía Firefox en el escritorio).Lo que es un “manazas tecnológico”, vamos.

Bien, entonces, tenemos un curso online montado y un usuario en el que poder confiar para que nos líe alguna. Comienza el curso, tenemos a un compañero dentro del curso por si algo falla y todo parece ir bien, hasta que recibimos la llamada del Director General de la empresa, muy molesto porque no está funcionando bien, según le ha dicho el alumno online.

El caso es que nosotros probamos a unirnos al curso y no encontramos ningún problema, la página muestra dos cuadros de video, uno para la persona que imparte el curso y otra para la sucesión de diapositivas en la que se apoya. Decidimos llamar a este usuario con problemas y lo que nos comentó fue lo siguiente:

“Abro la página y veo y oigo al profesor hablando pero cuando hago clic en la diapositiva no pasa a la siguiente y no puedo seguir el curso…”

Entonces se hace un silencio en la oficina, mi compañero de departamento  (el santo Job)  le explica pacientemente que eso que ve no es una presentación de PowerPoint sino un video y que él no podía pasar las diapositivas.

Y ahora respiremos hondo….una dos y tres…yo me calmaré….cuatro cinco seis, todos lo veréis…

1 Comentario / Añade tu comentario debajo

  1. Madre mía…la paciencia debe ser vuestra máxima virtud, porque yo le habría mandado al carajo :-S

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *